martes, 23 de junio de 2015

Los nacimientos en España suben un 0,1% en 2014 tras cinco años de caídas

La edad media de maternidad se eleva ya a 31,8 años frente a los 31,7 de 2013
La esperanza de vida en España alcanza su máximo histórico, 83 años

Natalidad
Un recién nacido en manos de su madre.

Los nacimientos aumentan por primera vez en cinco años y además la esperanza de vida en España en el momento de nacer es ya de 83 años, 80,2 para los varones y 85,7 para las mujeres.

Son los mejores datos registrados desde que la crisis empezó a azotar con fuerza al país. Según los datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística (INE) que recoge el estudio de Movimiento Natural de la Población referidos al año 2014, el número de nacimientos también ha registrado un incremento (del 0,1% respecto a 2013, 426.303 niños), el primero tras cinco años consecutivos de caída. La recesión en España encontró su fiel reflejo en este dato estadístico: desde 2008, cuando se había alcanzado el máximo histórico en 30 años (519.779), el número de alumbramientos se ha reducido un 18,0%. Ahora, no obstante, según el INE, la tasa bruta de natalidad se sitúa en 9,1 nacimientos por cada mil habitantes, se estabiliza y “se detiene la tendencia decreciente”.

Pero además, desde que...

hay datos estadísticos, nunca se ha vivido tanto. El aumento en la esperanza de vida es de 0,2 años con respecto al ejercicio anterior y de 2,7 respecto a 2005. Aunque existen diferencias por comunidades, ya que mientras en Madrid es de 84,4 años, en Melilla es de 80,3. Hace 10 años, la esperanza media en España era exactamente esta, 80,3 años, 77,0 para los hombres y 83,5 para las mujeres.

Nuevamente ha descendido, sin embargo, el número de mujeres en edad de ser madres (entre 15 y 49 años). Esta cifra sigue bajando desde 2009 debido a tres razones: la primera, que llegan a ese rango generaciones menos numerosas, nacidas durante la crisis de la natalidad de los 80 y primera mitad de los 90; la segunda, que se ha reducido la inmigración exterior; y la tercera, que ha aumentado la emigración al exterior. Según el INE, si la tendencia de los nacimientos ha sido creciente en 2014 se ha debido al hecho de que cada mujer en edad fértil tiene más hijos (1,27 en 2013; 1,32 en 2014), aunque muchos menos que en 1976 (cuando el indicador coyuntural de fecundidad estaba en 2,8 hijos por mujer). Hace una década, en España había 11,14 millones de mujeres en edad de poder ser madres; en 2009, 11,61; en 2013, 11,20 y en 2014, solo 10,98 millones.

Las españolas siguen retrasando su edad media para la maternidad. Si en 1981, era de 28,2 años; en 2014 fue de 31,8, en una tendencia al alza que no ha cesado. De los 426.303 nacimientos que tuvieron lugar en España en 2014, 75.748 fueron de madre extranjera (un 17,8% del total frente al 18,6% del año anterior). En términos medios, las mujeres españolas tienen sus hijos tres años más tarde que las residentes nacidas fuera del país. Las extranjeras siguen teniendo más hijos (1,27 vástagos de media para las españolas frente a los 1,61 de las inmigrantes) y a más temprana edad (32,3 años para las nacidas en España; 29,3 años para las extranjeras).

Al mismo tiempo que aumentaron los nacimientos, en España creció el número de decesos. En 2014, murieron 395.045 personas, un 1,2% más que el año anterior. La tasa bruta de mortalidad se colocó en 8,5 defunciones por cada mil habitantes (igual por ejemplo que en 1990), mientras que en 2.013 fue de 8,3 (la misma que en 1976). Esta tasa no presenta grandes cambios a lo largo del tiempo, a diferencia de la de mortalidad infantil, que no cesó de menguar (desde los 17,1 menores de un año por cada 1.000 nacidos vivos que se registraba en 1976 hasta los 2,7 de 2013) y solo repunta levemente en 2014 (2,9 niños menores de un año fallecidos). El INE comenta, sin embargo, que este aumento de dos décimas con respecto a año anterior sigue conservando la tasa de mortalidad infantil por debajo del umbral del 3,0 por 1.000, algo que en España no se logró precisamente hasta 2013.

Sin embargo, con estos datos, en buena parte positivos, el crecimiento vegetativo de la población residente en España (diferencia entre nacimientos y defunciones) se redujo en un 11,6% en 2014 hasta situarse en 31.678 personas. Según el INE, “es el saldo más bajo desde el año 2000”, y prolonga la caída en picado experimentada por España desde 2008, cuando se alcanzó el crecimiento vegetativo más alto de la última década (134.305 personas).

El año pasado, además, contrajeron matrimonio un 1,3% más de parejas que en 2013. En total, fueron 158.425 los matrimonios registrados en España frente a los 156.446 del año anterior y los 209.415 de hace una década. La edad media del matrimonio también siguió en aumento, con una tasa de 36,9 años para los hombres y de 34,0 para las mujeres. En el 16% de los matrimonios con cónyuges de distinto sexo, al menos uno era extranjero. Y un 2,1% del total de uniones contabilizadas fueron de parejas homosexuales (3.300 matrimonios).

El número de nacimientos aumentó en 10 comunidades autónomas durante 2014, sobre todo en Canarias (3,1%), Extremadura (3,0%) y en las ciudades autónomas de Ceuta (10,6%) y Melilla (7,6%). También con cifras crecientes, pero en menor proporción, en las tablas del INE aparecen Navarra, País Vasco, Baleares, Murcia, Andalucía y Castilla y León. Las demás comunidades presentan variaciones negativas en el número anual de nacimientos, especialmente Cantabria (-5,5%) y Castilla-La Mancha (-4,4%). El número de defunciones, por otra parte, aumentó en todas las comunidades salvo en Extremadura, Galicia y Ceuta.

La tasa bruta de mortalidad más elevada está en Asturias (12,2 defunciones por cada 1.000 habitantes), Castilla y León (11,2) y Galicia (10,9), las comunidades más envejecidas.

El saldo vegetativo fue negativo en nueve comunidades (por orden, Galicia, Castilla y León, Asturias, Aragón, Extremadura, Cantabria, País Vasco, Castilla-La Mancha y La Rioja).

No hay comentarios:

Publicar un comentario