lunes, 5 de octubre de 2015

‘Quemar’ el interior de los pulmones combate la forma más grave de asma

El tratamiento reduce la cantidad del músculo que cierra las vías respiratorias cuando hay un ataque de la enfermedad.

Endoscopia para el tratamiento del asma grave.

El asma es una enfermedad que consiste en que se cierran las vías respiratorias de dentro de los pulmones, los llamados bronquiolos, lo que produce un ahogo en los pacientes.

Tiene múltiples causas y afecta a unos 300 millones de personas en el mundo, de las que 30 millones viven en Europa. Cuando los ataques se repiten y limitan mucho la capacidad del afectado, se denomina asma grave, que afecta a alrededor de 1,5 millones de personas en el continente. Su control actual es con medidas de protección (evitar alergias) y fármacos. Pero una nueva tecnología propone actuar desde dentro de los pulmones, quemándolos para que pierdan la capacidad de cerrarse.

Los últimos datos sobre esta terapia, llamada termoplastia bronquial, se presentaron el pasado lunes en Ámsterdam, en el marco del Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea en una sesión organizada por Boston Scientific. Astrid Montreau, de la empresa fabricante, recordó que el estudio AIR2 demostró que con el tratamiento se reducían un 82% los ingresos hospitalarios de los afectados, y un 32% los ataques. Esta diferencia quiere decir que...

los brotes que se dan son menores y no requieren ir a urgencias.

El tratamiento consiste en introducir un catéter por la nariz o la boca del paciente y llevarlo dentro de los pulmones, como mostró Robert Niven, del hospital universitario de Manchester, en una simulación. Una vez se ha llegado al interior de las vías, la punta del catéter se abre como las patas de una araña, y cada una de esas extremidades metálicas, tras entrar en contacto con la pared interior del bronquiolo, emite una radiofrecuencia que quema el tejido circundante. El efecto se puede comparar a la pérdida de flexibilidad de la piel en la zona donde hay una cicatriz. Más en detalle, lo que sucede es que en la pared de las vías respiratorias de una persona con asma, hay una capa, el tejido muscular liso, más gruesa que lo normal. Con esta descarga se reduce su tamaño, explicó Niven.

Pero el mecanismo no se conoce del todo, y Aubier apuntó que hay varios ensayos en marcha que apuntan a otros posibles factores. "Parece que también se insensibilizan las terminaciones nerviosas, lo que reduce el movimiento del músculo liso, y que hay otros efectos en el epitelio", explicó.

El proceso tiene varias pegas. Para empezar, es muy incómodo y, a veces, doloroso para el paciente. En Reino Unido, explicó Niven, se practica con anestesia local o sedación, pero Michel Aubier, profesor de Medicina Respiratoria de la Universidad Denis Diderot de París y uno de los que ha participado en los estudios de la terapia desde el principio, afirmó que tras intentarlo con dos pacientes decidieron utilizar anestesia total.

Otra complicación es el postoperatorio. "Se trata de una terapia muy agresiva", dijo Niven, y precisamente una de las reacciones posibles es un ataque de asma. "Y duele respirar", explicó Rea, una paciente de 24 años que se ha sometido al proceso. O, mejor dicho, a los procesos. El tratamiento se aplica en tres sesiones para llegar a los lóbulos inferiores pulmonares derecho e izquierdo, y también a los superiores. "Después de la primera, pensé en abandonar", admitió Rea. "Para la tercera pedí anestesia total, y que me aumentaran los calmantes después".

Pero este proceso es transitorio. "A los ocho meses se empiezan a sentir los beneficios". Rea los tiene claros. Desde 2013, ha conseguido estar más de un año sin ser hospitalizada por el asma, cuando antes tenía que ingresar varias veces cada año. Ha empezado a hacer deporte, y ha adelgazado.

También ha mejorado su vida social. Y toma menos pastillas –la medicación no puede eliminarse del todo– y sus ataques son menos intensos. "Cuando te da un grave, sientes literalmente que te estás ahogando. Después de sufrir la enfermedad desde niña, yo ya sé manejar la situación, pero es angustioso", contó. Esos episodios pueden tener un desenlace fatal. Se calcula que cada año mueren 250.000 personas en el mundo por esta enfermedad.

El tratamiento tiene otro inconveniente: su elevado coste. Aunque la representante de la empresa no quiso dar precios –"dependen de cada país", argumentó–, Aubier calculó que en Francia salía por unos 20.000 euros. "Pero la medicación son unos 30.000 al año. Los estudios indican que es coste eficaz", recalcó. En España el tratamiento está disponible, pero solo en algunos hospitales (Sant Pau de Barcelona y el Gregorio Marañón de Madrid entre los más activos).

Como se ha visto, el tratamiento no cura el asma, pero reducir su fase grave es muy importante para los pacientes. Junto a los datos del dispositivo, se presentaron los de una encuesta sobre la calidad de vida de los enfermos. El trabajo se hizo con preguntas a más de 850 enfermos de Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España. Entre las conclusiones, el 26% afirmó que el asma les afectaba de manera diaria; un 50% dijo que le impedía hacer deporte; más del 25%, que dificulta las tareas cotidianas. Salir con los amigos, viajar y las reuniones familiares también se ven afectadas.

Los pacientes, lo primero que dicen (lo hace el 32%), es que el asma afecta a su vida social. Pero también hay problemas en las relaciones sexuales, y laborales. Un 30% tuvo que ser hospitalizado en el último año, y un 23% de los encuestados afirmó que había tenido que cambiar su trabajo por culpa de su enfermedad.

Por cierto que Niven bromeó con que, en este último aspecto, los españoles parecen "más débiles": el 31% de los encuestados había tenido que buscar otro trabajo o dejar sus estudios, frente al 28% de los italianos, el 24% de los alemanes, el 22% de los británicos y el 12% de los franceses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario