viernes, 26 de febrero de 2016

Seis años en busca de cómo convivir entre diferentes culturas

El proyecto ha involucrado a 31 municipios y más de medio millón de ciudadanos.

Una de las iniciativas del proyecto de la obra social de La Caixa.

La Obra Social de La Caixa se propuso hace seis años un gran proyecto en el que abordar la convivencia multicultural en algunas zonas de España y ya ha llegado a algunas conclusiones.

Este martes ha presentado los resultados de...

una iniciativa que se ha desarrollado en barrios de 31 municipios —Logroño, Getafe, Elche o Madrid, entre otros— y ha involucrado a las administraciones públicas, asociaciones, tercer sector y a más de 515.000 ciudadanos. "Esto no se hace para crear empleo o superar el absentismo escolar de algunos barrios. Se trata de mejorar la convivencia intercultural y que todos trabajen juntos y desarrollen el protagonismo de las comunidades", ha asegurado el director del proyecto, Carlos Giménez.

La crisis económica y la llegada de millares de refugiados a Europa por la guerra civil en Siria o la pujanza del terrorismo del Estado Islámico no están suponiendo que la sociedad española sea más reactiva a la inmigración, según constata este proyecto. "Un 66% de los encuestados ve los fenómenos migratorios como una oportunidad. Esto hay que preservarlo y aumentarlo", ha comentado Giménez.

La iniciativa, también promovida por la Universidad Autónoma de Madrid y que está recopilada en cinco libros que tratan desde la metodología hasta cómo mejorar la participación de los vecinos, no tiene vocación internacional; pero, tal y como ha explicado el director corporativo de la Obra Social de La Caixa, Marc Simón, si alguien pide los informes, "siempre los tendrá a su disposición para trabajar con ellos".

La presentación de los resultados ha contado con Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la Unesco entre 1987 y 1999, como padrino. No ha dudado en pedir que se retomen valores que considera perdidos y que han de estar presentes en todo proceso multicultural, como la educación, la participación social y la salud. "Este proyecto tiene que servir para que todos los seres humanos sean iguales en dignidad. Tenemos que aprender a vivir juntos y convivir a través de una cohesión social", ha subrayado.

El futuro de esta iniciativa es incierto. "Estamos definiendo la sostenibilidad", ha argumentado Simón. Al margen de si el proyecto logrará superar los seis años que lleva en funcionamiento, lo que sí ha conseguido durante este tiempo es que haya barrios de España que han mejorado su convivencia. En Elche, por ejemplo, gitanos y ecuatorianos trabajan juntos para crear un concurso de baile. O en Logroño se ha dinamizado la cooperación entre comerciantes, independientemente de su país de origen. "Se consigue que haya interacción entre gente que está al lado pero que nunca se ve. Es lo que llamamos encuentros improbables y que son necesarios para iniciar una convivencia", ha concluido Giménez.

Jorge G. García.

No hay comentarios:

Publicar un comentario