lunes, 14 de noviembre de 2016

El juez archiva la causa contra el artista que escribió “pederastia” con hostias consagradas

El magistrado considera que no hay delito de ofensas contra los sentimientos religiosos.

El artista Abel Azcona.  

El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona, Fermín Otamendi, ha archivado este viernes la causa contra el artista Abel Azcona por escribir para una exposición la palabra "pederastia" con hostias consagradas recogidas en decenas de misas de Madrid y de Pamplona.

La exposición, titulada Desenterrados, tuvo lugar en noviembre de 2015, en la Sala de la Libertad del Consistorio pamplonés. Azcona, que reconoce que su obra "siempre tiene un contenido subversivo", negó ante el juez que buscara una "ofensa gratuita" contra la Iglesia.



El magistrado considera que Azcona no ha cometido el delito que castiga las ofensas contra los sentimientos religiosos —pese a haber aplicado a los "objetos blancos y redondos de pequeñas dimensiones" un uso profano— porque su conducta no se realizó en un lugar destinado al culto, como un templo o iglesia, ni en una ceremonia religiosa. Otamendi entiende que en ningún caso el imputado incitó a los visitantes de la exposición al odio o la violencia contra la Iglesia católica o sus miembros, más allá de tomar conciencia o posicionarse respecto de "la lacra de la pederastia".

Las hostias fueron sustraídas por una persona desconocida días después de abrirse al público la exposición, que generó una polémica social y política en la capital navarra. Más de 110.000 personas firmaron una petición en Change.org para pedir al Ayuntamiento que prohibiera la exposición, tachada de "profanación pública", hubo protestas y una misa de reparación oficiada por el arzobispo de Pamplona.

El artista ha celebrado el archivo de la causa con un mensaje en la red social Twitter en el que se lee: "¡No nos calla ni Dios!".

La Asociación de Abogados Cristianos, que denunció a Azcona junto con el Arzobispado de Pamplona, ha informado a través de un comunicado que recurrirá la resolución del magistrado. Polonia Castellanos, presidenta de la Asociación, entiende que el juez pretende "excluir el dolo" de los hechos al calificar las formas consagradas como "objetos pequeños y blancos". Los abogados cristianos han asegurado llegarán "hasta las instancias que haya que llegar", pues consideran que esta exposición supuso "graves ofensas contra la fe cristiana y la libertad religiosa".

Joana Oliveira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario