sábado, 4 de febrero de 2017

La policía difunde pautas en las redes sociales para evitar los ‘secuestros virtuales’

En lo que va de 2017 se han cometido 231 delitos de este tipo.

Agentes de Iberoamérica, durante la reunión celebrada en Granada.

La policía ha publicado este jueves pautas en las redes sociales para evitar los llamados secuestros virtuales, un método de extorsión que ha aumentado en España en los últimos años.

En lo que va de 2017 se han cometido 231 delitos de este tipo, aunque solo con ocho casos de éxito en los que los falsos secuestradores consiguieron 12.000 euros. Se trata de llamadas en las que el interlocutor hace creer a la víctima que un conocido o un familiar está secuestrado para que esta termine pagando un rescate. Los falsos secuestradores eligen números al azar y pueden realizar más de 100 llamadas al día. Desde la aparición de estos delitos en 2015, la Policía Nacional ha trabajado junto a agentes chilenos para tratar de erradicar estas prácticas, ya que de ese país proceden las llamadas.
El incremento de la campaña en redes contra esta forma de extorsión se da después de que la Policía Nacional ayude a la detención en Chile de un cobrador de rescates que pretendía extorsionar 10.000 euros a un hombre en Zaragoza haciéndole creer que su hijo estaba secuestrado.

La policía detectó en 2015 cerca de 200 llamadas de este tipo. Durante ese año, los falsos secuestradores tuvieron éxito en el 6,5% de los casos, es decir, cobraron el rescate (10.150 euros en total). Este tipo de delito aumentó considerablemente en 2016: se registraron 969 llamadas. Y aunque la tasa de éxito fue menor (un 4,3%), la recaudación se multiplicó por cuatro (41.000 euros).


La policía ha intensificado los mensajes en Facebook y Twitter para advertir sobre este tipo de prácticas y recomendar las pautas a seguir en caso de que se reciba una llamada de este tipo. Los agentes aconsejan no descolgar llamadas inesperadas con prefijos 0056, +56 o provenientes de números ocultos. Asimismo, se debe desconfiar si le dicen que han secuestrado a un familiar y comprobar los datos que proporcionan los supuestos secuestradores. Los interlocutores pueden utilizar violencia verbal, por lo que la policía recomienda mantener la calma en todo momento, no realizar pagos y no revelar datos personales.

EP.

No hay comentarios:

Publicar un comentario