domingo, 7 de mayo de 2017

Desmantelado un grupo que explotaba a mujeres nicaragüenses y hacía que abortasen

Las víctimas eran obligadas a trabajar con salarios bajos o como prostitutas en la región de Murcia.

La policía revisa uno de los domicilios donde eran alojadas las víctimas.

La Policía Nacional ha detenido en Murcia a 15 personas acusadas de trata de personas y de realizar abortos ilegales.

El grupo engañaba a mujeres de Nicaragua con la promesa de conseguirles empleo en España a cambio de dinero. Una vez en España, las víctimas eran explotadas en trabajos domésticos o de prostitución, y si quedaban embarazadas, las obligaban a abortar y enterraban los fetos, según ha informado este viernes la policía.

Las líderes del grupo eran dos hermanas nicaragüenses que traían a las mujeres de su propio pueblo; incluso con algunas tenían relaciones de parentesco, ya que las contactaban a través de familiares, amigos o directamente. En todos los casos, se trataba de personas con una precaria situación económica y cargas familiares.

El engaño consistía en animar a las víctimas a viajar a España para conseguir un trabajo como empleadas del hogar. Las sospechosas ofrecían prestarles entre 3.000 y 3.500 dólares (entre 2.700 y 3.100 euros) para comprar el billete de avión y para acreditar los medios de vida necesarios para entrar en el país como falsas turistas. Como compromiso de pago, a algunas de las mujeres las hacían firmar un contrato de venta de alguna propiedad en Nicaragua, a favor de la madre de las supuestas tratantes.

Las jóvenes volaban a Barcelona y eran trasladadas en autobús a Murcia. Otros miembros del grupo les quitaban el dinero prestado que les quedara y las alojaban en condiciones de hacinamiento e insalubridad hasta que lograban "colocarlas" como empleadas en una casa, ya fuera para tareas del hogar o cuidando a personas mayores.

Las víctimas empezaban a trabajar bajo estricto control y con un salario precario, del que tenían que entregar una parte para supuestamente pagar su alojamiento y para cubrir la deuda. Las tratantes argumentaban que los intereses hacían cada vez más alta la deuda, así que era impagable.

Ante esa situación, algunas chicas aceptaban prostituirse para ganar más dinero que con las excesivas jornadas laborales que ya cumplían. Según la policía, las hermanas nicaragüenses se quedaban con la mitad del dinero que los hombres pagaban por los servicios sexuales de las víctimas.

Pastillas para provocar abortos ilegales

Pastillas encontradas durante el registro.
La investigación dejó al descubierto que si las jóvenes que se prostituían quedaban embarazadas, eran obligadas a tomar pastillas que, en ciertas circunstancias, provocan abortos. Las cabecillas del grupo falsificaban recetas médicas o las obtenían a través de las personas mayores a las que cuidaban. En domicilios privados, sin cuidados médicos y a veces cuando las embarazadas ya tenían cuatro meses de gestación, las hermanas las obligaban a tomar los medicamentos y luego enterraban a los fetos.

La investigación del caso inició en noviembre pasado, cuando la policía detectó a varias mujeres nicaragüenses que estaban siendo explotadas en la región de Murcia. Los agentes lograron identificar al grupo de tratantes, compuesto por 11 mujeres y cuatro hombres de entre 28 y 56 años, originarios de Nicaragua, España, Bolivia, Marruecos, Guinea y Bélgica. Además, localizaron dos domicilios en Murcia y Cartagena, donde se incautaron de dinero, sustancias farmacológicas, dispositivos electrónicos y gran cantidad de documentos.

Los 15 arrestados serán procesados por los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral, tráfico ilegal de mano de obra, favorecimiento de la inmigración irregular, relativos a la prostitución, contra la salud pública, falsedad documental, aborto ilegal y omisión del deber de perseguir delitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario