lunes, 1 de mayo de 2017

La guerra de las marcas contra las falsificaciones

El famoso mercado de A Pedra en Vigo intenta recuperarse tras estar años en la lista negra en EEUU.

Una de las nuevas tiendas del Mercado.
Una de las nuevas tiendas del Mercado.

La cuarta redada que en octubre de 2014 volvió a golpear a los negocios de A Pedra en Vigo, el mercado más famoso por sus prodigiosas falsificaciones de ropa de marca, fue definitiva. 

Con 11 detenciones y 38 imputados entre comerciantes y proveedores, la presión de hasta 8 multinacionales personadas como acusación particular en el caso, logró poner orden en los 47 puestos que se vieron afectados por el cierre judicial y ahora, solo una pequeña parte de ellos intentan recuperar la normalidad.
La operación policial se producía apenas un mes después de que trascendiera un informe del Gobierno de EE UU que incluía a este centro de negocios, situado en el casco viejo de Vigo y uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad, en una lista negra internacional de la piratería. El documento, elaborado por el Departamento Comercial de la Casa Blanca, llamaba la atención en el hecho de que fuese Vigo un puerto de escala para líneas de cruceros y que A Pedra operara baja supervisión y control del gobierno municipal.

El mercado se encuentra a pocos metros de distancia del puerto donde recalan los grandes trasatlánticos. De hecho, el día de la mayor redada de la historia de A Pedra desembarcaban unos 5.000 cruceristas que viajaban a bordo del Independence of the seas, entre ellos el científico Stephen Hawking, Los turistas se toparon con un centenar de policías tomando uno de los focos de venta de falsificaciones y contrabando de tabaco más famosos.

La Operación Cuarzo, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Vigo por delitos contra la propiedad industrial, contrabando, fraude fiscal y blanqueo de capitales, derivó de otra investigación que arrancó en 2013 para descubrir los circuitos de comercialización de géneros ilegales que acababan en A Pedra y que procedían de almacenes clandestinos del norte de Portugal.

El cierre de 39 de los 47 puestos del mercado dejó a la ciudad sin una de sus atracciones turísticas. Este paréntesis judicial y las reiteradas advertencias de las marcas que ya habían denunciado en anteriores procesos exigiendo elevadas indemnizaciones, abocó a la ruina a muchos vendedores. Los concesionarios de los puestos de apenas 3 metros cuadrados de propiedad municipal que han podido seguir pagando al Ayuntamiento, han decidido rediseñar la fórmula comercial y comenzar una nueva etapa, después de que la jueza instructora del caso autorizara en enero la reapertura del mercado, excepto para tres de la tiendas que permanecen precintadas.

Con solo la mitad del mercado funcionando ahora, los comerciantes se han encomendado para esta nueva etapa a un empresario de la ciudad, Alfonso Méndez, absolutamente convencido que esta fórmula de negocio tiene salida y que A Pedra volverá a coger el pulso económico que tuvo siempre. “Eso sí, con otro concepto distinto porque lo de antes se acabó. La apuesta está en nuevas líneas de ropa, marcas de precio medio, moda gallega y española, alejados de todo aquello que antes identificó al mercadillo con las falsificaciones” proclama Méndez.

El nuevo presidente de la Asociación del Mercado de A Pedra es el primero en dar ejemplo de emprendimiento, adquiriendo varios de los puestos de ropa y complementos, y defiende un mensaje comercial que está lanzando a través de una campaña en los medios de comunicación: “El mercado de A Pedra está de moda”. “Esto tiene que ser un borrón y cuenta nueva, el pasado con sus errores hay que dejarlo atrás y ahora queremos que la genta vuelva y crea en que todo esto tiene futuro”, afirma Méndez con intención de animar a posibles comerciantes para que se decidan a ocupar el 50 % de los negocios que todavía están vacíos.

En la página web del Ayuntamiento de Vigo, el Mercado de A Pedra sigue teniendo su lugar de preferencia entre los atractivos turísticos de la ciudad, también ajeno a su controvertido pasado, como si el rodillo judicial nunca hubiese existido. “Ropa y tecnología son los productos estrella, siempre a mejor precio que en otros establecimientos comerciales, pero lo realmente atractivo de este mercado es el bullicio que lo rodea. Está en plena zona portuaria, y los días de crucero las calles de A Pedra son un hervidero de turistas de todos los rincones del mundo”, propone el texto. También te recomiendan que “si te gusta comprar, ¡aprovecha!, y, si no, después de dar una vuelta por el mercado siéntate en la calle de las Ostras a degustar el plato típico de Vigo, regado con un buen albariño”, y “además, la oficina de turismo está a dos pasos”.

Fuente: elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario