Bienvenida de Juan Martín

Juan Martín... Te da la Bienvenida... Gracias por visitarme
ESPERO, QUE DISFRUTES LEYENDO EL BLOG✵

sábado, 29 de julio de 2017

Policía y Guardia Civil critican a Zoido por los cambios en Interior

Altos mandos tildan la remodelación del Ministerio de “demencial”, “absurda” y “desafortunada”...

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en un reciente acto público.
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en un reciente acto público.

“Demencial”, “absurda”, “desafortunada”, “temeraria”...

Cuando el jueves por la noche se conocieron las líneas maestras de la reestructuración del Ministerio del Interior, desde el seno de la policía y la Guardia Civil comenzaron a llover todo tipo de descalificaciones hacia un proyecto que, entre otras novedades, elimina la figura de número dos de ambos cuerpos de seguridad para crear “una dirección más horizontal” con cuatro “jefaturas centrales”, en el caso de la policía, y otros tantos “Mandos”, en el instituto armado.

Las principales organizaciones de agentes lanzaron ayer notas de prensa que, de manera casi unánime, criticaban la medida de Zoido y su equipo, que consideran “poco trabajada” o, como recalcaba un alto mando que pide mantener el anonimato, “hecha deprisa y corriendo y por alguien que no sabe en qué consiste el trabajo policial”. Una opinión compartida ayer por otros mandos consultadas por este diario.

Desde Interior defienden la remodelación y aseguran que se ha realizado “después de muchos meses de consultas y de analizar otros modelos policiales”. “Era necesaria”, recalca un alto cargo, que admite, sin embargo, que uno de los factores que ha pesado a la hora de tomar ahora la decisión ha sido la polémica sobre la figura del anterior director adjunto de la policía, el comisario Eugenio Pino, señalado por la comisión de investigación del Congreso como el presunto muñidor de un grupo policial que investigó a adversarios políticos. “Había que pasar página rápidamente de aquellos hechos”, añade.

Los primeros afectados han sido, precisamente, los que ocupaban ahora ese puesto de número dos en la policía y Guardia Civil. El primero, el comisario Florentino Villabona, se jubilará en noviembre y, según reconocen desde Interior, se le ofrecerá una de las nuevas jefaturas centrales, en concreto, la de Seguridad Ciudadana y Coordinación. Al general Martín Alonso, sin embargo, le espera la jubilación tras haber cumplido los 65 años el pasado enero.

El trato dispensado a este último es uno de los detalles que más ha indignado en la Guardia Civil. Avisado por teléfono por el director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, de la desaparición de su puesto y su inmediato retiro, desde Interior admiten que 48 horas después Zoido aún no había hablado con él. Sin embargo, reconocen que sí lo ha hecho con el comisario Villabona. “Con su intachable historial, Martín Alonso no se merece este trato”, critica un alto mando.

El principal argumento esgrimido por el equipo de Zoido para justificar la remodelación es la nueva delincuencia a la que se enfrenta España, sobre todo el yihadismo y la ciberdelincuencia. “La actual estructura estaba anticuada y no era operativa; la nueva nos hará más eficaces”, recalcan. Sin embargo, policías y guardias civiles destinados en unidades operativas discrepan e insisten en que lo que hace es “meter burocracia, trabas e intermediarios”.

“Lo que antes se solucionaba con una llamada, ahora requerirá cuatro. Los cambios perjudican a la operatividad y, por tanto, a la seguridad”, destaca otro mando policial. La creación de sendos “coordinadores antiterroristas” en policía y Guardia Civil tampoco gusta “por innecesarios”. Desde Interior insisten en que el tiempo dará la razón a la remodelación, aunque se muestren incapaces aún de definir de quién dependerán unidades concretas como Asuntos Internos. “Eso se desarrollará en los próximos meses”, se escudan.

Ni una sola mención a la corrupción

En el avance del real decreto sobre la nueva estructura de Interior dado a conocer se habla de yihadismo, de ciberdelincuencia, de violencia de género, de crimen organizado, de trata de seres humanos, de delitos de odio, de personas desaparecidas... pero ni una sola mención a la corrupción como reto de seguridad para los próximos años. Un llamativo detalle en un proyecto que busca “el nivel de seguridad subjetiva más alto posible” en un momento en el que el fraude y la corrupción son, según la última encuesta del CIS de junio, la segunda preocupación de los españoles sólo por detrás del paro. Entonces, la inquietud creció en 12 puntos respecto al barómetro anterior tras producirse la Operación Lezo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario