miércoles, 1 de noviembre de 2017

Intervenida en Algeciras más de una tonelada de cocaína oculta en yeso

La policía nacional y la DEA detienen al destinatario de la carga, que procedía de Colombia.

Carga de cocaína requisada en el Puerto de Algeciras.
Carga de cocaína requisada en el Puerto de Algeciras.

La agencia antidroga de Estados Unidos (DEA) dio el hilo del que tirar y tan solo hubo que esperar a que los narcos españoles mordieran el anzuelo en el Puerto de Algeciras.

Simulaban importar materiales de construcción desde Colombia en contenedores de mercancías para camuflar importantes cargas de cocaína. Sin embargo, su último viaje les acabó delatando: 1.109 kilos de cocaína ocultos en un cargamento de paneles de cartón yeso que, tras ser descubiertos en Alemania, fueron intervenidos en el puerto gaditano. La operación internacional ha acabado también con la detención del receptor de la carga, administrador de la supuesta empresa de importación de materiales de obra.

En el operativo, que ha permitido actuar contra esta organización criminal radicada en el sur de España, ha colaborado la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos, la Agencia de Aduanas (Zoll) de Alemania de Bremen y la Policía Nacional y Agencia Tributaria españolas. La investigación comenzó en agosto de 2017, gracias a la información proporcionada por la oficina que la DEA tiene en Madrid (dependiente de la embajada norteamericana). Los agentes estadounidenses descubrieron la existencia de una organización de narcos en España que se dedicaba a introducir contenedores marítimos cargados de cocaína para su posterior distribución.

Tras esas primeras pistas, los agentes consiguieron averiguar que se trataba de una empresa ubicada en Málaga, pero con sede en Sevilla, que simulaba realizar una actividad comercial lícita, basada en la importación de materiales de construcción desde Sudamérica. Con esa tapadera, aprovechaba los viajes para introducir “grandes cantidades de cocaína en nuestro país”, tal y como asegura la policía en un comunicado.

Poco a poco, los agentes fueron estrechando el cerco alrededor del administrador de la sociedad española que no dudó en viajar a Colombia para negociar con los proveedores de la droga los pormenores del transporte hasta España. El último movimiento consistía en esconder más de una tonelada de cocaína entre una carga legal de paneles de cartón yeso (conocidas popularmente como Pladur por su nombre comercial). El material debía viajar desde Santa Marta (Colombia) a Algeciras, pasando por el puerto de Bremen como punto de tránsito. Con esa información, los agentes siguieron de cerca el movimiento de la mercancía con la intención de desenmascarar a la organización.


Una vez llegado al puerto germano de Bremerhaven, los agentes españoles previnieron a la Agencia de Aduanas del país para que contrastasen la presencia de la droga en los contenedores. En efecto, en una de las cargas descubrieron un hueco estanco fabricado en el interior de un palé de planchas de yeso. En su interior había 935 paquetes de cocaína con un peso total de 1.109 kilogramos. Pese a descubrir la droga, los responsables de la investigación decidieron que la droga siguiese su viaje programado, oculta en el contenedor y simulando que no había sido manipulada.

La intención era localizar y arrestar a los responsables de recibir la droga en Algeciras. Sin embargo, los narcos sospechaban que la carga podía haber sido inspeccionada, por lo que retrasaron sin fecha la recogida del contenedor donde se ocultaba la droga. Eso no les sirvió para que la policía española acabase deteniendo al administrador de la empresa. Descubrieron que él mismo era el encargado de recibir la carga en Algeciras ya que había realizado todas las gestiones necesarias para la gestión de la mercancía una vez llegase a territorio español.

Algeciras es uno de los puertos de mercancías más potentes de Europa. En el pasado año, superó su récord histórico de 102 millones de toneladas. Las organizaciones internacionales del tráfico de drogas suelen aprovechar este ingente movimiento de contenedores para camuflar cocaína procedente de países sudamericanos entre la carga legal declarada. Fue el caso de la intervención, el pasado mes de mayo, de 700 kilos de cocaína procedentes de Chile. En el pasado 2016 la Agencia Tributaria intervino más de 3.600 kilos de cocaína. Eso supone casi un tercio del total nacional aprehendido y el triple de lo incautado en Andalucía a lo largo de 2015.

Fuente: elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario