lunes, 5 de marzo de 2018

Muere un joven de 19 años de un disparo tras una riña en Carabanchel

Hay cuatro hombres detenidos por su implicación en el crimen, que se ha producido en una vivienda de la avenida de Abrantes.

La Policía Nacional se lleva a uno de los cuatro hombres detenidos.
La Policía Nacional se lleva a uno de los cuatro hombres detenidos. 

Un joven dominicano de 19 años ha muerto esta tarde tras recibir un disparo en el pecho en el transcurso de una riña en un piso del distrito de Carabanchel. 
La Policía Nacional ha detenido a cuatro hombres de la misma nacionalidad, acusados de estar implicados en el homicidio, según informó una portavoz de la Jefatura Superior de Madrid.
A las 16.55, los vecinos del número 22 de la avenida de Abrantes han salido asustados al rellano de la escalera al escuchar una discusión a gritos y una detonación. Justo en el rellano de la segunda planta se encontraba tendido en el suelo el joven, que presentaba una herida por arma de fuego en el hemitórax derecho. Estaba en parada cardiorrespiratoria. Un policía nacional y otro municipal han iniciado los trabajos de reanimación hasta la llegada de los sanitarios del Samur-Protección Civil. Estos solo han podido certificar la muerte.

Una testigo ha explicado que nada más escuchar el disparo han visto a un grupo de jóvenes bajar el cuerpo desde la tercera planta y dejarlo en el rellano de la segunda. “Está ahí, está ahí”, le ha dicho por teléfono la mujer que ha encontrado el cuerpo en el rellano a su hermana. Detrás, han salido en tromba una decena de personas, entre ellas una mujer con un bebé.

Un seto arrancado

Al lugar se han desplazado varios coches patrulla, cuyos agentes han detenido en un primer momento a tres dominicanos que estaban en el piso durante la discusión. Les han mantenido en los vehículos policiales hasta que les han trasladado a comisaría. Al poco, ha sido arrestado un cuarto supuesto implicado en el crimen. Los bomberos han cortado un enorme seto de un jardín situado frente al número 24 de Abrantes, ya que el autor del disparo había arrojado allí el arma utilizada en el crimen durante su huida.

Empleados de la funeraria trasladaron el cuerpo del fallecido a las ocho de la noche al Instituto Anatómico Forense, en la Ciudad Universitaria, donde está previsto que mañana se le practique la autopsia.

Los vecinos se han quejado de que el residente en el piso tercero izquierda, donde se ha registrado el homicidio, causaba continuos problemas por ruidos y riñas durante los últimos meses. De hecho, en todo el portal olía siempre a droga, afirmaron. La presencia de la policía era continua a cualquier hora del día. “Desde que ese chaval echó a su madre, se veía venir que algo malo iba a pasar. No hacía más que meter a gente de malvivir. Eso parecía una casa de putas”, ha protestado el presidente de la comunidad de vecinos, José Antonio Rodríguez Campos.
La policía investiga si el crimen se debe a un ajuste de cuentas por drogas o se debió a una discusión por otros motivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario