martes, 19 de junio de 2018

Hallado un matrimonio muerto por arma de fuego en su casa de Pontevedra cuando iban a divorciarse

La Policía Judicial investiga el caso como violencia de género al localizar una escopeta en el escenario del crimen.

Agentes de la Guardia Civil en las inmediaciones de la casa donde han sido hallados muertos un hombre y una mujer  con heridas de arma de fuego.
Agentes de la Guardia Civil en las inmediaciones de la casa donde han sido hallados muertos un hombre y una mujer con heridas de arma de fuego. EFE

Un matrimonio de mediana edad ha aparecido muerto por arma de fuego hacia las dos de la tarde de este lunes en su casa situada en una aldea de la localidad pontevedresa de O Porriño

La pareja había roto recientemente la convivencia y se encontraba en proceso de separación. Las primeras informaciones que han trascendido son que fue el mayor de los dos hijos de la pareja la que dio la voz de alarma a través del teléfono de emergencias. Fue la Policía Judicial de la Guardia Civil la que acudió al domicilio familiar de la pequeña parroquia de Chenlo, de apenas 500 habitantes, para hacerse cargo de la investigación.


Según las primeras pesquisas, los cuerpos presentaban heridas de bala y a la espera del dictamen forense, todo apunta que se trata de un nuevo caso de violencia de género tras ser localizada una escopeta al lado de los cuerpos. La hipótesis que barajan los investigadores es que fue el hombre el que disparó a su mujer y luego se suicidó con la misma arma.

El hombre, de 56 años, trabajaba de albañil para una empresa de construcción, mientras su mujer, de 47, estaba empleada en una tienda de alimentación. El suceso ha conmocionado al vecindario y allegados de la pareja, y aunque no constan denuncias por malos tratos, algunos testigos han comentado que él era muy celoso y que habían mantenido con su mujer varias discusiones últimamente por este motivo. Incluso él no había ocultado en el trabajo que iba a preparar el papeleo para divorciarse.
Todavía no eran las tres de la tarde cuando el 061 recibió la llamada de uno de los dos hijos del matrimonio alertando del hallazgo de los cadáveres de sus padres por arma de fuego. El equipo de emergencias requirió la presencia de la Guardia Civil antes de trasladarse al domicilio familiar, situado en la parroquia de San Xurxo de Mosende.
El Instituto Armado también ha solicitado al 112 el apoyo del Grupo de Intervención Psicolóxica en Catástrofes y Emerxencias (Gipce), para dar atención psicológica a los familiares de los fallecidos. La alcaldesa de O Porriño, Eva García de la Torre, se ha desplazado a primera hora de esta tarde a la casa familiar donde ocurrió el dramático desenlace para transmitir sus condolencias a los dos hijos de la pareja, y al resto de familiares.
Además, la corporación municipal ha convocado una concentración silenciosa para este martes, a las 12,00 horas, frente al Ayuntamiento ante el que podría ser el primer caso de una mujer víctima mortal a causa de la violencia machista en lo que va de año en Galicia. El pasado año se cerró con tres mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas.

Pontevedra ha sido la provincia gallega con más casos de violencia de género en 2017, tres de ellos fueron víctimas mortales. Con 2.518 denuncias, le sigue A Coruña, con 2.442; Ourense, con 747, y Lugo con 729. Según el informe anual presentado por la secretaría general de Igualdad de la Xunta de Galicia, en 2017 se sumaron 751 casos de violencia machista que el año anterior. En cuanto a las órdenes de protección, la estadística recoge 1.928 peticiones, 235 más que en 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario